2019

2019
El año de la Misión.

Que cada miembro sea discipulado para encontrar su lugar y su asignación en la Misión de Jesús.
Lucas 4,16-21

¿Cuál es la misión de Jesús?

La misión de Jesús en el mundo provoca esperanza en los hombres y mujeres de fe. La promesa de Dios de venir a salvar a su pueblo toma cuerpo en la vida y obra de su Hijo, al asumir la causa de los pobres y marginados de la tierra.

Nosotros como Iglesia somos herederos del proyecto de Jesús. Su misión es la nuestra. Ante la realidad de nuestro tiempo, somos nosotros quienes, empoderados por la fuerza del Espíritu, debemos dar respuestas a las necesidades de los hombres y mujeres de hoy. Hemos de vivir una fe en Jesús y en su propuesta de Reino como una realidad dinámica transformadora de la historia. El creyente en Jesús está llamado a testimoniar, con acciones concretas, el amor de Dios haciendo posible la vida abundante para la humanidad. Somos cristianos, Jesús es nuestro Maestro, nuestra inspiración y nuestra fuerza. Vivamos abiertos a su Espíritu y sigamos sus consignas para que hoy sigan cumpliéndose “las escrituras” en nuestras vidas como en la de Jesús.

En el evangelio según San Lucas vemos a Jesús llegando a su casa, a su sinagoga, a su gente: “Fue a Nazaret, entró en la sinagoga, como era su costumbre los sábados, y se puso en pie para hacer la lectura. Le entregaron el libro del profeta Isaías y, desenrollándolo, encontró el pasaje donde estaba escrito: – El Espíritu del Señor está sobre mí, porque él me ha ungido. Me ha enviado para anunciar el Evangelio a los pobres, para anunciar a los cautivos la libertad, y a los ciegos, la vista. Para dar libertad a los oprimidos; para anunciar el año de gracia del Señor. Y, enrollando el libro, lo devolvió al que le ayudaba y se sentó. Toda la sinagoga tenía los ojos fijos en Él: – Hoy se cumple esta Escritura que acabáis de oír”.
Lucas 4,14-21

Jesús vuelve a Nazaret. Al lugar donde se había criado. Vuelve a su hogar después del desierto. Vuelve con la fuerza del Espíritu. Algo había sucedido en lo más hondo de su alma. Llega el momento de dar todo lo que se ha hecho roca en su corazón, llega el momento de iniciar su misión.

Vuelve a su sinagoga, donde habría ido tantas veces con su padre y su madre. No es fácil mostrarse a los que ya tienen una idea determinada de él. Lo habían visto crecer, como ‘el hijo del carpintero’. Jesús era mucho más que el hijo del carpintero, mucho más que aquel joven que habían conocido hace años atrás. Hoy Jesús vuelve del desierto. Llega a su hogar con fuego en su corazón. Jesús sabe quién es realmente y quiere mostrarse a los hombres.

En este momento en la Sinagoga les descubre su tarea, su Misión, lo que es y lo que sueña, a todos sus amigos y familiares. A aquellos que han escuchado ya de su fama. Jesús sabe quién es y lo que está llamado a ser. Ser y misión van siempre de la mano. Tu y Yo nos entregamos desde lo que somos. No desde lo que deberíamos ser. Y sabemos que si no regalamos lo que somos, se perdería.

Jesús comienza un camino nuevo que sale de Nazaret, de su hogar, desde los suyos. Un camino que comienza en su corazón de hijo. Tiene un tesoro escondido en el alma. El reino de Dios comienza en Él y comienza con Él para la humanidad. Ahora comienza a desgastarse, a darse. Se ha consagrado a su Misión hasta la muerte.

Hoy comienzas tu, es tu turno. También tu tienes que empezar caminos nuevos, ser mentoreado -discipulado- para descubrir tu asignación en la Misión de Jesús.
Tu -en tu colonia, en tu barrio, en tu lugar de acción- continuarás Su misión; El se pasaba haciendo el bien. Amando sin escoger. Tocando el corazón de los más pobres. Lo hará acercándose. Haciéndose presente. Compartiendo el camino, la vida, la mesa. Tocando al que nadie toca. Llamando al que todos olvidan. Es la señal de Jesús.
Él sana sin pedir condiciones previas. Ama, acoge, y confía en que esa persona, por su amor, cambie. ¡Cuánto tengo que aprender de Él! Es una misión cansada. Ser todo para los demás.

Año 2019, el año de La Misión.

Que cada miembro sea discipulado, mentoreado, empoderado para descubrir su asignación en la Misión de Jesús.

Que el Señor nos ayude y guíe durante el 2019.

Apóstol Héctor Salinas & Pastora Ada Galarza

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *